lunes, 30 de enero de 2017

¡Lo que los ENTREVISTADORES NO CUENTAN!

Muy interesante...



Me gustaría contarte algunos trucos que usamos los entrevistadores durante las entrevistas para que te sientas aún más confiado y puedas detectar lo que es real, de lo que es el role que toma el entrevistador.


Ten en cuenta que estas cosas pueden o no suceder. Dependiendo del tipo de entrevista y de la información que se quiera obtener se utilizan unas u otras técnicas.


1. Lo primero decirte que hay entrevistas en las que el entrevistador siempre tiene un role, es decir, hace un papel para obtener del entrevistado la información que necesita, bien durante toda la entrevista o solo durante una parte. Que el entrevistador esté siempre sonriendo puede ser estratégico, al igual que si está con cara seria.

2. Es posible que el entrevistador distienda de más la entrevista. Me refiero a que haga que te sientas tan cómodo, que comiences a hablar sobre determinados temas de forma fluida y se “te escapen” cosas que no te hacía falta contar.

3. En esa situación de tranquilidad (punto 2), y en muchas ocasiones, llevado al extremo, de “colegueo”, es muy fácil obtener información del entrevistado. Así, si por ejemplo te pregunto sobre un proyecto en el que trabajaste en tu empresa anterior, es muy probable que me cuentes todo con pelos y señales. Aquí en donde te digo “CUIDADO”. Como bien sabes, en todas las empresas, sino en la mayoría, se firma un contrato/hoja, de confidencialidad de datos, en los que no se permite que cuentes cosas internas de la organización. Esto es algo muy importante que debes de tener en cuenta.

4. Cuando un entrevistador se mantiene en silencio durante un tiempo, pueden ser segundos, el candidato tiende a hablar y extenderse en las respuestas porque piensa que “es poco lo que está diciendo”. Sin embargo, no es así, lo que yo quiero como entrevistadora es obtener más información y esta forma es muy útil y funciona. Ahora que sabes esto, responde a lo que te pregunten de forma concisa y sin dar más información de la solicitada.

5. También es posible que pueda dar la impresión al entrevistado que el entrevistador no le presta demasiada atención, “TRANQUILO”, en muchas ocasiones esto también es un truco. Se trata de ver hasta dónde es capaz de llegar el candidato y entre otras cosas, su resistencia a la presión.



 


- Sé tú mismo. Guarda distancias pero a la vez se agradable y amable.

- Responde a lo que te pregunten, nada más.  No aportes más información a no ser que te la pregunten expresamente.

- Por cercano que sea tu entrevistador, piensa que es una entrevista y que tú eres el entrevistado, por lo que en ningún momento será “una conversación de amigos” por mucho que pueda parecerlo.

- Responde con sinceridad. Esto no quiere decir que si no cuentas todo detalladamente no estés siendo sincero, en absoluto. Me refiero a que lo que respondas sea cierto aunque haya cosas que omitas porque no quieras decir o no te interese contarlas en ese momento.

- Sonríe. Una sonrisa agradable siempre es bienvenida. Por mucho role que tome el entrevistador, todos somos personas y tú también podrás hacer que el entrevistador se sienta cómodo estando contigo.


Para terminar, te dejo esta frase que me encantó. ¡Espero que la disfrutes!:

                                  
  


También en: http://www.jobshunters.es/noticias/tribuna/


Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación & Headhunting


www.forselecting.com



martes, 17 de enero de 2017

DÉJATE SORPRENDER… ¿POR QUIÉN? ¡Por LA VIDA!

¡Descubre CÓMO!



Si tuvieras que definirte como persona, ¿cómo lo harías?, ¿dirías que eres de esas que les encanta que la vida les sorprenda y no les importa desconocer lo que el futuro les puede deparar? o ¿prefieres decir que te gusta planear todo y si algo sucede y trastoca lo planeado te supone estrés?


Puede que estés más del lado de la primera pregunta, de la segunda o de una combinación de ambas pero para mí, lo importante es SER CAPAZ de ADAPTARSE a las situaciones que se nos presenten, pues aunque tengamos planes, existen multitud de agentes externos que nos pueden trastocar cualquiera de ellos.




Como la vida siempre nos puede sorprender, y de hecho, lo hace muy a menudo, es importante:


1. Ser consciente de que los planes se pueden trastocar por agentes externos a nosotros, tanto por terceras personas como por elementos climatológicos.


2. Ser flexibles para adaptarnos de una forma más cómoda y sana para nosotros, a los nuevos acontecimientos, evitando o disminuyendo así estrés, sufrimiento o cualquier otro sentimiento negativo que pueda apoderarse de nosotros.



3. Aceptación. En muchas ocasiones nos suceden cambios de planes totalmente inesperados en los que no hay plan B, ni C ni D, por lo que la aceptación es otra herramienta que debemos de contemplar y tener en mente. Esto no significa resignación, pues ésta tiene una connotación negativa, sino ser capaces de aceptar aún no agradándonos un hecho que no podemos cambiar y que es irreversible. Lo vemos con un ejemplo: comenzamos un nuevo empleo y tras 15 días, la buena percepción que teníamos de uno de nuestros compañeros, cambia tras ver una serie de comportamientos que ha tenido hacia nosotros. Intentamos hablar con él para preguntarle qué le sucede, pero no obtenemos respuesta. Realizamos el ejercicio de las posiciones para tratar de averiguar qué le sucede y detectar algún aspecto de nuestro comportamiento que quizás no haya sido el correcto en algún momento. Sin embargo, la situación continúa igual. Insistimos y probamos algunos métodos más sin éxito. Por ello, nos queda ACEPTAR la situación, entender que esa persona es diferente a nosotros y que sus motivos tendrá para actuar de ese modo por muy mal que nos parezca. Ni que decir tiene, que si esa situación fuera insoportable, existen muchas alternativas para actuar frente a ello, pero esto será otro capítulo.


4. Aprender de los cambios. Cuando algo cambia, siempre hay una parte positiva y una negativa. Yo opto por focalizar en la positiva y aprender algo de la negativa o al menos, “llevarme algo” que me ayude a difuminar esa parte que no es tan “buena”, por así decirlo.



La vida es de colores y no todos nos gustan, y es normal. Sin embargo, el saber adaptarnos a cada uno de ellos es muy importante para sentirnos bien con nosotros mismos y cuando un momento “negro” llega, seamos capaces de sobrellevarlo de la forma menos dolorosa, al igual que cuando llega un momento de gran alegría, sepamos disfrutarlo con la intensidad que merece.





Para cerrar este post, os dejo una preciosa frase de Nikos Kazantzakis:

“Ya que no podemos cambiar la realidad, cambiemos los ojos con que vemos la realidad.”



También en: http://www.jobshunters.es/noticias/tribuna/


Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación, Reclutamiento & Headhunting


www.forselecting.com

miércoles, 4 de enero de 2017

¿CONOCES REALMENTE A LA EMPRESA Y A TU ENTREVISTADOR?

¿Estás seguro?...¡Lee este post y compruébalo!



Algo fundamental a la hora de asistir a una entrevista es conocer, por un lado, la empresa o entidad a la que vamos, y por otro, al entrevistador. En este post, vamos a desgranar ambas cosas para que tu entrevista sea todo un éxito.


Comenzamos conociendo en profundidad la empresa a la que asistiremos a entrevista.


Actualmente, en internet podemos encontrar todo tipo de información sobre empresas, ya sean grandes o pequeñas. Siempre hay algo escrito que nos ofrece alguna pista sobre dicha organización. Te muestro algunos puntos que sería interesante que conocer:








¿Y qué hacemos sabiendo esto?, muy fácil, podemos meter en la conversación de la entrevista cosas que hemos averiguado para mostrar nuestro interés, pues hemos estado investigando para conocer en profundidad a la compañía. Es interesante saber estos datos para enfocar la entrevista, pues, por ejemplo, no es lo mismo si la empresa se orienta al cliente final o a empresas, si es una Micropyme o una Multinacional, etc. También, al final de la entrevista podemos hacer alguna pregunta como “He podido ver que tenéis una política de RSC muy interesante, me llama la atención el voluntaria, ¿me podrías comentar?”.

En segundo lugar, conocemos a nuestro entrevistador.

¿Quién no ha conocido a un chico/a en una fiesta que no conocíamos de nada?. De primeras, es complicado hablar de cosas que puedan atraer a la otra persona porque no la conocemos de nada. Sin embargo, ¿te imaginas que has estado mirando su Facebook unas horas antes? ¿a que ahora te sería más fácil hablarle y decirle algo que le pudiera interesar y captar su atención?
En una entrevista, es lo mismo. Si ya conoces a tu entrevistador, tendrás algo de información con la que tú también “cortas el hielo” y por qué no, “te lleves al entrevistador a tu terreno”. Esto dependerá mucho de la experiencia del entrevistador. No obstante, a todos nos gusta que sepan algo de nosotros, pues también demuestra interés por el pue sto.


Supongamos que curiosamente tú o alguien de tu familia habéis trabajado en la misma empresa que tu entrevistador durante un periodo, que tenéis intereses similares, habéis hecho ambos voluntariado, no sé… millones de casuísticas se pueden dar y de ellas, puedes sacar ventaja. Crear el rapport, ese espacio de confianza y cercanía puede ser creado tanto por el entrevistador, por el entrevistado o por ambos, y ahí es donde voy. Puedes contribuir a crearlo y que tu entrevistador también se sienta cómodo contigo.


Aspectos que puedes intentar conocer sobre tu entrevistador:




Recuerda, al igual que los entrevistadores indagamos para conocer bien al candidato que vamos a entrevistar, es muy interesante que el candidato también haga lo mismo del entrevistador. De este modo, jugamos en igualdad de condiciones.



Para concluir este post, dejo la siguiente frase para vuestra reflexión:

“Poseer información es una cosa. Otra muy diferente es saber lo que significa y cómo utilizarla” Jeff Lindsay





Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación, Reclutamiento & Headhunting

www.forselecting.com