martes, 15 de diciembre de 2015

Lo que NUNCA TE CONTARON de la PREPARACIÓN para una ENTREVISTA

¡Prepárate!...ahora ya lo sabrás



Tras la llamada para la primera entrevista toca la preparación. Ésta te asegura una salida exitosa de dicha entrevista.  Con exitosa no me refiero al hecho de que te llamen para una segunda entrevista o de que seas seleccionado, sino a que has sido capaz de salir airoso y satisfecho contigo mismo.

Cuando nos enfrentamos a una primera entrevista en una empresa es recomendable mirarlo desde el aprendizaje, de este modo, iremos más relajados y receptivos para captar cualquier mensaje que nos pueda transmitir nuestro entrevistador.

Enfrentarnos a una entrevista desde el aprendizaje


Importante pensar que no solo es la empresa la que nos tiene que seleccionar sino que en esa primera entrevista también nosotros vamos a valorar si queremos o no trabajar en esa empresa. Esto es una decisión bilateral, yo como entrevistador te puedo querer como candidato ideal pero puede que tú no me quieras como empresa en la que trabajar, bien por las condiciones laborales, por el proyecto en el que trabajarías, por el tamaño de la empresa, etc. Existen multitud de razones por las que un candidato puede negarse a aceptar una oferta de empleo y por supuesto todas ellas son válidas.



Tú como candidato también decides la empresa en la que quieres trabajar


Es interesante que conozcas, de forma general, las FASES de una primera entrevista con RRHH:











Ahora que ya conoces las fases, profundizaremos en cada una de ellas:

1. Acogida

El entrevistador te llama para comenzar. Debes realizar un saludo cordial y estrechar la mano. Por extraño que parezca en alguna ocasión los entrevistadores pueden dar dos besos a la hora de presentarse, si fuera así y ves que se lanza, dáselos sin problema. Esto es algo que puede pasar en empresas pequeñas donde el trato es completamente familiar y donde no suelen existir como tal un departamento de RRHH. Además, en la acogida te harán alguna pregunta distendida para establecer lo que se llama “rapport”, es decir, un ambiente/espacio en el que te sientas cómodo y tranquilo.


2. Repaso del CV y conocimiento del candidato

Esta es la parte central de la entrevista. Si llevas preparadas las preguntas expuestas a continuación, el resto que te realicen las responderás con mayor facilidad. Puede haber preguntas que te parezcan extrañas. Sin embargo, es importante que en las entrevistas de trabajo estés preparado para cualquier pregunta que te puedan realizar pues como ya hemos visto en el anterior post, todo tiene su “para qué”:


 





Quiero comentar que hay preguntas que no tienen respuesta correcta o incorrecta, simplemente el entrevistador quiere ver cómo actúas ante una pregunta inesperada. Si controlas los nervios, si tienes capacidad de reacción, si eres flexible, cómo te adaptas a los cambios, a lo nuevo y lo diferente.

Dentro de esta fase, también entran los “role play”, pruebas situacionales en las que te pueden poner dentro de una entrevista. Sobre esto profundizaremos en sucesivos posts.


3. Cierre

En esta última fase de la entrevista el entrevistador suele preguntar al candidato si tiene alguna pregunta, momento en el que éste puede hacer preguntas inteligentes con las que muestre su interés por el puesto como por ejemplo: “¿cómo sería el equipo en el que trabajaría?” “¿cuántas personas lo forman?” “¿esta empresa está pensando en la internacionalización?”, etc.

Además, una vez el candidato finaliza todas las preguntas, el entrevistador suele contar cómo continuará el proceso y si no lo comenta te animo a que le preguntes.

Para concluir, decir que una de las cosas más importantes es que tú como candidato salgas contento de la entrevista y con el sentimiento de que has dado lo mejor de ti mismo. Esto ya es en sí mismo, desde mi punto de vista, un gran éxito ¿tú qué opinas?.



Ese éxito es el que tú te marques ¡recuérdalo! Toda nuestra vida está repleta de pequeños éxitos por los que debemos estar orgullosos. ¡A por ello! 



Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación/ Headhunting
info@forselecting.com


www.forselecting.com






martes, 1 de diciembre de 2015

Piensa en TUS ÉXITOS y LOGROS

¿Cuáles son?


Es importante comentar que lo que para ti puede ser un éxito para otro puede no serlo. Todos logramos multitud de cosas en nuestro día a día que pasan desapercibidas a nuestros ojos. Nos cuesta valoramos y enorgullecernos de lo que hacemos. Parece que la sociedad solo premia las “cosas grandes” que tienen un gran impacto pero ¿por qué no valoras tú tus propios retos del día a día?


Para la mayoría de personas, los lunes son un horror, hay que madrugar para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio, ir a la universidad o cualquier otra actividad. Yo te animo a que busques los éxitos en cada día, en ese lunes en el que te levantas con pocos ánimos, en ese miércoles en el que tu niño está constipado y no puede ir al colegio o en ese fin de semana que te toca trabajar y no puedes disfrutar con tus amigos o con tu familia.

Busca los éxitos en cada día


Un éxito no es solo salir en la gran pantalla, hacer una buena negociación o conseguir un ascenso.  Los éxitos diarios son muchos y diversos y todos, absolutamente todos tenemos éxitos todos los días. Te pongo algunos ejemplos para que lo veas con más claridad:


El universitario:

-        - Ha madrugado más de lo habitual para llegar con tiempo a la clase de historia y hacer unas preguntas al profesor.
- Ha tomado unos apuntes estupendos que ha compartido con un compañero.
- Ha conseguido un trabajo para cuidar a unos niños el fin de semana y sacarse un dinero para ayudar a su familia con el pago de la universidad.
- Todas las mañanas estudia inglés durante 1 hora porque aunque no puede pagarse asistir a clases particulares, su meta es irse a trabajar a Nueva York.


 La mujer o el hombre que trabaja cuidando a sus hijos en casa:

- Ha logrado hacer todas las camas en 15minutos y así ha sacado tiempo para ir a visitar a un amigo/a.
- Le ha salido la comida exquisita y sus hijos se “chuparon los dedos”.
- Fue a visitar a su madre y le estuvo ayudando a colgar las cortinas a pesar de tener problemas físicos para levantar los brazos.
- Fue a buscar a sus hijos al colegio, los cuales, le dieron un fuerte abrazo y le dijeron “te quiero”.
- Salió a caminar durante media hora con el esfuerzo que para esta persona esa actividad le supone.


La mujer o el hombre que madrugan para ir a la oficina o atender sus negocios:

- El madrugón de todas las mañanas con la sucesiva revisión de correos o sucesos que han ocurrido en la empresa.
- A su vez, prepara la comida para que sus hijos puedan comer cuando regresen del colegio.
- Atiende a un proveedor a la vez que se prepara para la siguiente reunión.
- Lee diariamente novelas en inglés durante 15 minutos, pues quiere repasar este idioma y mantenerse actualizado/a.


  
Te animo a que cada día, si es antes de ir a dormir mejor, anotes 4 éxitos de ese día. Todo éxtio es un esfuerzo que has realizado en el día, como alguien dijo: “El éxito es una suma de pequeños esfuerzos durante el día”. Puedes tener un cuadernillo en tu mesilla de noche, un i-pad, el móvil, anótalo donde prefieras. Tan solo tienes que pararte a pensar en lo que has conseguido en ese día, lo que has sido capaz de lograr, y poco a poco, en no muchos días te darás cuenta de todo lo que puedes conseguir. De esta forma, te pondrás en valor. ¡Comienza a estar orgulloso de ti!.


Y para terminar te dejo otra preciosa frase de Mahatma Gandhi:





Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación/ Headhunting
info@forselecting.com

www.forselecting.com


lunes, 16 de noviembre de 2015

Llegó el MOMENTO..

LA PRIMERA ENTREVISTA del proceso de selección

En una primera entrevista siempre hay nervios, es algo normal y completamente natural. Yo siempre recomiendo vivir esta experiencia, al menos, una vez en la vida pues sales de tu zona de confort, no sabes cómo va a ser tu entrevistador, desconoces cómo es la empresa por dentro, dónde están las salas de reunión, cuántos departamento/áreas hay, etc. De este modo, aprender cosas nuevas, formas de comportarte y formas de salir airoso de situaciones diferentes a las habituales.


El día de la entrevista, una vez ya tienes preparadas las preguntas, puedes guiarte por las siguientes claves y consejos..


Lo primero, 4 claves para calmarte antes de la entrevista:

- Llega con 15 minutos antes. Estos minutos no son para que entres antes de tiempo a la entrevista sino para que conozcas el sitio y aunque sea desconocido para ti, te hagas con el sitio, te acomodes, busques cosas que te sean familiares o que te transmitan algo.

- Durante un minuto, realiza unas respiraciones profundas, con lo ojos abiertos o cerrados, como te apetezca. Ponte en un lugar tranquilo y deja la mente en blanco.

- Seguidamente, visualízate saliendo muy feliz de la entrevista, eso te ayudará a afrontar la entrevista con energía positiva. Visualízate durante unos segundos y di “me va a salir bien, soy muy bueno en lo que hago y confío en mí”. No hay nada mejor que confiar en uno mismo.

- Según veas que te llama el entrevistador, repítete “soy el mejor, yo puedo”.





11 Consejos para la entrevista que comienza::


- Ropa cómoda y formal sin muchos anillos o complementos que llamen la atención, pues ésta la tienes que atraer tú y no lo que lleves puesto.

- Es importante que lleves 2 copias de tu CV impreso para entregar una al entrevistador y otra quedártela tú. Esto siempre te ayudará si te preguntan fechas, en un simple vistazo te ayudará a recordar.

- Da la mano mirando a los ojos y con una sonrisa. La sonrisa es algo indispensable y que siempre debe estar presente, hará que todo fluya y generará más confianza en el entrevistador y de este modo te relajarás.

- Siéntate erguido, con las manos encima de la mesa (si la hay) pero de forma que estés cómodo. Dejar las manos visibles y con espacio para moverlas te será útil cuando tengas que expresar algunas cosas.

- Cuando hables, mira a los ojos a tu entrevistador. La mirada profesional va desde la nariz hasta la frente, este es el espacio al que debemos dirigir nuestra mirada cuando tratamos temas laborales.




- Responde con sinceridad y desde el corazón. Esto no significa que tengas que hablar y contar todo al detalle y con todo tipo de explicaciones, sino que lo que digas sea cierto.


- Evitar respuestas en las que digas un “no” rotundo. Decir cosas como “es posible” “en alguna ocasión” “sería valorarlo” indican flexibilidad y adaptabilidad por parte del candidato.


- Responde a lo que te preguntan, es decir, no te extiendas demasiado en las respuestas. Es bueno ser conciso y concreto.


- Si alguna pregunta te incomoda o crees que no tiene nada que ver con el trabajo al que optas y no quieres responder, siempre puedes decir muy educadamente y con una sonrisa: “disculpa creo que esta pregunta no tiene relación con el puesto al que opto y preferiría no responderla”. Es cierto que hay un sinfín de preguntas que no están relacionadas con el puesto y que lo que pretenden es conocerte como persona para detectar si tus valores encajan con los de la empresa. Sin embargo, siempre puedes “negarte” a responder a una pregunta que no consideres adecuada.


Siguiendo este punto, me gustaría comentarte que en muchas entrevistas se hacen preguntas que te pueden poner nervioso con el fin de observar “cómo actúa el candidato ante una situación incómoda”. Por ello, relájate, en una entrevista todo o casi todo tiene un para qué se hace o se pregunta.  


- Al final de la entrevista, realiza alguna pregunta inteligente que denote tu interés. Por ejemplo: “¿cómo sería el equipo en el que trabajaría?” “¿cuántas personas lo forman?” “¿esta empresa está pensando en la internacionalización?” “¿va a abrir alguna otra sede?” “¿qué prácticas se desarrollan en cuanto a la responsabilidad social corporativa?”.


- Una vez salgas de la entrevista anota las preguntas que te hayan resultado curiosas o que te hayan resultado más difíciles de responder. De este modo, en las próximas entrevistas podrás prepararte mejor.




Sigue estos consejos punto por punto, confía en ti mismo y te aseguro que todo saldrá bien. Y recuerda si no te seleccionan no quiere decir que no seas bueno, quiere decir que hay otra persona que se ajusta más a los valores y requerimientos de la empresa. Además, SIEMPRE te llevarás algo, unos aprendizajes muy valiosos para tus próximas entrevistas.



Te dejo la frase de este post:


“Es más sencillo obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada" William Shakespeare

Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación Orientación Profesional
cgm.forselecting@gmail.com


www.cristinagonzalezmanzano.com

lunes, 2 de noviembre de 2015

APRENDE a CONCENTRARTE en CADA MOMENTO

Mindfulness...si aún no lo conoces, ¡descúbrelo!


En este post te voy a hablar de una masterclass a la que asistí de hace unas semanas (mirar cuanto hace) en el espacio de formación de Conectalab en Madrid. El ponente, José Manuel Calvo, psicólogo y entre otras cosas, experto en mindfulness, desarrolló en pocos minutos este tema y nos dio pinceladas muy valiosas y clarificadoras que me gustaría compartir contigo.

Primero un dato científico; los seres humanos dedicamos mucho tiempo a pensar en experiencias pasadas, futuras e incluso inventadas, tanto es así, que según un estudio de la Universidad de Harvard, el 46,7% de nuestro tiempo de vigilia nuestra mente lo pasa vagando sin rumbo. Esto significa que durante todas las horas que estamos despiertos, casi la mitad del tiempo no estamos centrados en lo que estamos haciendo sino que estamos poniendo el foco de nuestra atención en otras cosas. Pues bien, esto es lo que vamos a tratar de corregir a través de mindfulness, una técnica reciente en España pero cada vez con más adeptos, ¡por algo será¡ ¿no te parece?
El 46.7% de nuestro tiempo de vigilia nuestra mente lo pasa vagando sin rumbo

Brevemente vamos a aclarar el concepto de mindfulness. Este concepto hace alusión a la capacidad de “estar presente en todo momento, tanto en lo que sucede fuera de ti como en lo que sucede dentro” y con “estar presente” me refiero a ser consciente de lo que nos sucede, atender a nuestro cuerpo y atender, por supuesto, a lo que es externo. Así, cuando tienes que trabajar, por muchas cosas que te estén pasando por la cabeza, serás capaz de concentrarte, dejarlas aún lado y volver a ellas en el momento que tú lo decidas, no en el que lo decidan ellas.

Pongo un pequeño esquema para que quede muy claro en lo que consiste el mindfulness:
                    


 ¿Y cómo conseguir esto? a través de la meditación. ¡Espera!, meditar seguramente no es lo que estás pensando, como dice mi amigo José Manuel Calvo, a quien copio definición porque me parece muy acertada, “es una forma de regular la atención”, con ella podremos conseguir poner el foco de nuestra atención en lo que queremos y no en lo que quiere nuestra mente, la cual, por naturaleza está continuamente en movimiento y procesando pensamientos.
Meditar “es una forma de regular la atención”

Esta regulación de la atención es idónea en todos los aspectos de nuestra vida, tanto en lo personal como en lo profesional, de esta forma disfrutarás muchísimo más de lo que haces en cada momento y tendrás conciencia plena de ello. Puedes meditar en una silla, con los hombros rectos, las piernas en paralelo y un tanto separadas, las manos sobre los muslos y simplemente concentrarte en contar tus respiraciones. Si durante ese tiempo te viene algún pensamiento a la cabeza, comienzas a contar respiraciones de nuevo. Con un poco de práctica, en poco tiempo conseguirás concentrarte exclusivamente en contar dichas respiraciones.


Alguno beneficios del mindfulness: reducción del estrés, la ansiedad, aprendes a tomar conciencia de lo que significa estar presente en cada momento, adquieres una mayor autoconfianza y seguridad en ti mismo, mejora del rendimiento laboral, mejora de las relaciones, pareja, amigos, etc.

Como en otros post, me gustaría que durante, al menos una semana, probaras el siguiente ejercicio. Solo 2 pasos y te llevará 5 minutos:
1. Busca algo que hagas todos los días, una rutina diaria, algo que no te suponga tener que pensar en algo concreto. Por ejemplo, yo utilizo mis ejercicios de pilates diarios.
2. Durante ese momento que hayas elegido, como he comentado si quieres para empezar puedes emplear 5 minutos, concéntrate en disfrutarlo sentir lo que sucede en tu cuerpo en ese momento. Una amiga, por ejemplo, me comentaba que ella utilizaba su ducha diaria para “meditar”, se concentraba en el sonido del agua, el olor del champú, el tacto de la esponja en su cuerpo, etc. Cualquier momento es bueno para practicar.

¡Espero que hayas disfrutado este post!, como siempre te dejo una frase inspiradora, en esta ocasión de Jose Manuel Calvo, sobre la clave del mindfulness:
       “Responder a las circunstancias, no reaccionar”


Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación Orientación Profesional
cgm.forselecting@gmail.com

www.cristinagonzalezmanzano.com




lunes, 19 de octubre de 2015

Si sabes esto, tus posibilidades de superar una entrevista aumentan un 70%


COMENTARIOS Y PREGUNTAS DE UNA ENTREVISTA


Lo que ha cambiado la entrevista

Las preguntas en las entrevistas han cambiado enormemente. Ahora vamos en busca de competencias, habilidades que posea el entrevistado y dejamos más de lado la parte técnica. Con esto no quiero decir que no sean importantes los estudios y conocimientos adquiridos sino que para pasar una primera fase hay ciertas habilidades que son prácticamente necesarias en cualquier tipo de empresa. Éstas son algunas requeridas en una primera entrevista: resolutivo, autónomo, con capacidad de comunicación y trabajo en equipo, con compromiso y humildad.

Es importante saber que no hay candidatos descartados sino puestos que no encajan con el candidato entrevistado. Pongo un ejemplo para que sea más claro: eres un experto analista, tienen gran capacidad de reacción ante los cambios, eres decidido pero siempre meditas las decisiones y eres totalmente autónomo. Sin embargo, el jefe/manager al que tú reportarías, es decir, rendirías cuentas, quiere a personas que acaten sus decisiones y que apenas pongas de su creatividad, lo que él dice es lo que hay que hacer. Pues bien, en este caso, aun siendo tu candidatura de las mejores que un entrevistador haya podido tener delante, te descartaría porque el enfrentamiento con el que sería tu jefe o manager sería claro.

No hay candidatos descartados sino puestos que no encajan con el candidato entrevistado


Esto es tan solo un ejemplo, hay muchísimos más, otros ejemplos serían los relacionados con valores con la empresa. Una empresa puede tener como valores estrella, el trabajo en equipo, la mejora continua, la orientación al cliente, la cercanía y el compromiso. Si por ejemplo, en la entrevista detectamos que esa persona carece de la competencia de orientación al cliente, pues está centrada en sus propios resultados y en los de su equipo sin tener en cuenta lo que el cliente pueda necesitar, también quedaría descartada. Esto no significa que esa persona desempeñe mal su trabajo, en absoluto, simplemente que no encaja con uno de los valores principales de la empresa.


Justamente, sobre esto último que te he contado, ¿qué puedes aprender? ¿qué se te ocurre que puedes hacer antes de una entrevista?. Sí, efectivamente, eso que estás pensando. Puedes consultar en internet, informarte de los valores de la empresa y en la entrevista seguir esa línea. Esto no quita que si hay alguno con el que no encajas en absoluto, no debas de mostrarlo, pero al menos ya tienes alguna carta más con la que jugar.


En cuanto a este punto, decir que tú como candidato es interesante que selecciones las empresas, pues no estarás cómodo en un ambiente que no es para ti. Si un profesor no religioso comienza a trabajar en un colegio de monjas o curas, lo más probable es que no se sienta integrado y busque un nuevo empleo.

Tienes VOZ, ¡TÚ TAMBIÉN SELECCIONAS! Recuérdalo siempre. La selección es bidireccional

Preguntas comunes en toda primera entrevista con Recursos Humanos.

Hay ciertas preguntas que siempre tienes que llevar pensadas como son:

- Puntos fuertes y débiles. Esto te lo pueden preguntar de un sinfín de maneras pero todo se refiere a lo mismo. Por ejemplo, “si yo pregunto a tu madre cómo eres ¿qué me diría de ti? o si pregunto a tu antiguo jefe o a un amigo ¿qué me diría de ti?” “¿por qué a ti y no a otro candidato?”. Te están preguntando continuamente tus puntos fuertes, aprovecha esta ocasión, como cualquier otra en la entrevista para venderte y expresar lo mejor de ti.
- ¿Qué puedes aportar a esta empresa? / ¿Qué me das que yo ya no tenga?
- ¿Cómo te ves en 1, 5 y 10 años tanto en lo personal como en lo profesional?
- ¿Por qué esta empresa (suelen decir el nombre)?

Preguntas menos habituales pero que te deben sonar por si te hacen alguna parecida:

- ¿Qué significa el trabajo para ti?
- ¿Aprendes de tus errores? Ponme un ejemplo.
- ¿Con qué animal te identificas y por qué? Rasgos positivos y negativos.
- ¿Cómo es tu mesa de trabajo?
- ¿Qué opinas del conflicto lingüístico del catalán con respecto al español en las Baleares y en Cataluña?
- ¿Cómo te gustaría que fuera tu jefe/a?  ¿Cuáles son las mejores cualidades de un jefe para ti? ¿y las peores?
- Si tu fueras el/la entrevistador/a, ¿qué pregunta harías? ¿Te contratarías para este trabajo?
- ¿Cómo puede defender tu candidatura ante mi superior?
- ¿Dónde te ves trabajando en el futuro?



Muchas veces no importa tanto el contenido sino el cómo, el cómo te defiendes ante situaciones incómodas, preguntas inesperadas o saber destacar lo mejor de ti.

Si piden inglés o cualquier otro idioma, las preguntas suelen ser fáciles, es simplemente para que demuestres que lo dominas.

Si piden inglés o cualquier otro idioma, las preguntas suelen ser fáciles


Al final de la entrevista no dudes en hacer alguna pregunta “inteligente” para mostrar tu interés como:
- ¿Qué tipo de personas buscan en esta empresa?
- ¿Tiene vistas a salir a la internacionalización de la empresa?
- ¿Suele haber mucha rotación del personal?

Ten en cuenta que las preguntas tienen que tener un fin para ti, un PARA QUÉ, pregunta cosas que signifiquen algo para ti y que te aporten, de lo contrario see verá que lo haces por quedar bien y como estrategia.

Estas preguntas tienen que tener un “para qué” para ti


Te pueden realizar cualquier tipo de pregunta, por absurda o extravagante que creas que pueda ser. La conclusión final es ver cómo te desenvuelves y conocerte como persona para ver si puedes o no encajar en esa organización.

Recuerda:


“Enfrentarse a una entrevista es un aprendizaje, sea cual sea el resultado solo puedes ganar”



Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación Orientación Profesional
cgm.forselecting@gmail.com

www.cristinagonzalezmanzano.com